El método más rápido, eficaz y económico para digitalizar nuestros negativos y diapositivas


En un artículo anterior hablamos de cómo digitalizar nuestros negativos y diapositivas rápidamente. Hoy vamos a describir, paso por paso, uno de los mejores métodos que existen: fotografiar nuestros negativos con una cámara digital para ganar rapidez y calidad.

El método que vamos a explicar a continuación se ha popularizado con el paso del tiempo. Lo utilicé por primera vez en 2010 de forma rudimentaria, pero poco a poco lo fui perfeccionando con toda la información que encontraba y a base del conocido método de ensayo error.

En 2015 apareció un artículo sobre la maleta mexicana y los pasos que siguieron para escanear todos esos negativos enrollados. Me sirvió para confirmar que iba por el buen camino. Ahora todo el mundo habla de este proceso porque se ha demostrado que tiene una serie de ventajas sobre los demás:

  • Rapidez (36 fotografías se pueden escanear en menos de 10 minutos)
  • Calidad del escaneado (nuestros negativos están siempre en formato RAW)
  • Relación calidad/precio
Negativo fotografiado con cámara

El negativo fotografiado

Pero como todo método profesional, hay que seguir escrupulosamente los pasos que vamos a indicar para que el resultado sea perfecto. Siempre costará empezar, pero con los medios adecuados el resultado permitirá dar una segunda vida a todo nuestro archivo analógico.

Primeros pasos para digitalizar nuestros negativos y diapositivas

Una de las mayores ventajas de fotografiar nuestros negativos es que no necesitamos invertir grandes cantidades de dinero en accesorios específicos. Siempre tenemos una cámara en casa y solo necesitaremos comprar un objetivo macro (el mayor desembolso) que podemos usar en otras situaciones sin problemas.

Siempre me preguntan si se puede utilizar cualquier tipo de sensor. Por comodidad recomiendo utilizar una cámara de formato completo para poder trabajar sin recortar. Siempre podemos jugar con los diferentes aumentos que nos permiten otras cámaras de sensores más pequeños en combinación con diferentes objetivos.

Pero si nuestro material es de 35 mm, la mejor opción posible es el FF para trabajar más rápido. Si necesitamos recortar siempre lo podemos hacer en el momento del revelado. Como siempre vamos a trabajar con trípode, en RAW y con el ISO nominal, da igual el tipo de sensor que tengamos porque la calidad será muy alta.

Objetivo macro Tamrom

Mi objetivo macro

Otro tema es el objetivo, lo más importante dentro de este proceso. Tendremos la calidad que nos de a partir de la información original. Al fotografiar el negativo va a pasar por un segundo objetivo y que no queremos perder nada.

El objetivo ideal para este trabajo será un macro, con una relación 1:1, es decir, que 1 cm del negativo será 1 cm en el sensor. Algunos usuarios jugarán con una ampliación mayor pero nunca he visto la necesidad de trabajar con otras relaciones.

Cómo preparar la sesión

En este punto es donde más cambios podemos ver en las propuestas que se leen en las redes y que presentan en los cursos: la iluminación y la colocación y sujeción de los negativos y diapositivas.

Para iluminarlos tenemos bastantes opciones pero es importante recordar que necesitamos una luz uniforme, blanca y constante. Lo más cómodo es una antigua mesa de luz pero en el mercado encontramos opciones muy interesantes que tienen que cumplir estos requisitos:

  • La luz tiene que estar difuminada para dar una iluminación uniforme. Es lo más sencillo, si la luz no está tamizada siempre podemos alejar el dispositivo de los negativos
  • Un CRI mayor que 90 para evitar problemas de reproducción del color. Es tan fácil como mirarlo en las instrucciones. Si no lo indica simplemente no lo compres.
  • Que no genere calor. Algo muy importante para evitar el deterioro del material y estar cómodos a la hora de trabajar.
Diapositiva fotografiada con cámara

Diapositiva iluminada por una fuente de luz de 5000 K

Yo tengo una clásica mesa de luz Reflecta, pero ya he mirado una antorcha LED con CRI 95. En todo caso hay que colocar bandas negras para que solo se ilumine la superficie del negativo.

En muchos tutoriales hablan de mesas de reproducción y diversos técnicas para asegurar que tanto el sensor de la cámara como el negativo estén totalmente paralelos. Pero la mejor opción, para evitar todos los problemas, es un duplicador de diapositivas que se enrosca al frontal del objetivo.

Kaiser Fototechnik Digital Slide Duplicator - Visor de Diapositivas, Negro

Kaiser Fototechnik Digital Slide Duplicator – Visor de Diapositivas, Negro

Es sorprendente cómo han subido de precio al cabo de los años, pero es uno de los mejores accesorios para digitalizar diapositivas y negativos con un objetivo macro. Si no tienes ningún soporte para negativos y diapositivas es imprescindible que compres un par.

Es el momento de empezar a disparar

En principio todo está listo, pero nos faltan dos cosas más para conseguir resultados profesionales:

  • La limpieza del negativo.
  • El programa que vamos a utilizar.

Los negativos y diapositivas pueden estar muy sucios si no los hemos guardado bien. Es imprescindible trabajar con guantes de algodón y tener a mano una perilla de aire para quitar todo el polvo una vez colocado el negativo en su soporte.

Otra opción es el aire comprimido, pero siempre a una distancia prudencial para evitar condensaciones. No recomendaría nunca frotar el negativo con paños de microfibra. Si no quedara más remedio (por la suciedad acumulada) podríamos bañarlos de nuevo en agua pero sería una locura si no tenemos una cabina de secado o un lugar estanco donde dejarlos… aunque los más viejos del lugar no dudábamos en dejar los negativos al aire después de revelarlos.

Pera de aire para fotografia

Pera de aire

En los últimos años trabajo con la cámara conectada con Capture One. No es imprescindible trabajar en thetering pero sí tienes más control.

Así que vamos a ver los pasos a seguir para conseguir el mejor resultado:

  1. Colocamos la cámara en un trípode y la fuente de luz en paralelo.
  2. Por supuesto disparamos en formato RAW. Necesitamos registrar todo el rango dinámico del negativo o de la diapositiva.
  3. Ajustamos el ISO nominal.
  4. Cerramos el diafragma a f8 para conseguir la máxima nitidez y una buena profundidad de campo. Por esto es importante colocar correctamente los dos planos.
  5. La velocidad de obturación dependerá de la fuente de luz. Lo importante es conseguir que las luces se registren sin quemarse, colocando el histograma a la derecha.
  6. Lo ideal es trabajar en Manual para poder ajustar la velocidad con cada negativo según su densidad.
  7. Es importante tomar una fotografía de una zona del negativo sin exponer para poder calcular el equilibrio de blancos.
  8. Colocamos la tira de negativos en su soporte y limpiamos con la pera de aire cada negativo. Si fuera necesario utilizaremos con mucho cuidado el aire comprimido como última opción. Si queremos evitar al máximo los reflejos debemos poner el negativo al revés, por la zona no brillante.
  9. A la hora de enfocar tenemos que hacerlo en modo Manual y servirnos del focus peacking de nuestras cámaras si lo tienen. Es importante lograr la nitidez más alta.
  10. Hacemos la fotografía con disparador remoto, desde el ordenador si hacemos thetering o con el autodisparador. En este caso, como tenemos el duplicador no es tan importante evitar tocar la cámara, pero siempre ayudará.

Parece algo tedioso, pero si te organizas bien puedes hacer más de diez carretes en un día con una calidad inmensa.

El revelado final

Para revelar recomiendo sin duda Capture One. El tratamiento del color es similar en Adobe Photoshop y Capture One, pero en este último es mucho más ágil.

Las diapositivas no suponen problema alguno pero todo se complica con el revelado de los negativos de blanco y negro y por supuesto los de color. En estos últimos la capa naranja supone un paso complejo en muchas ocasiones. Pero nada que no se pueda resolver con un uso correcto de las curvas.

Después de muchos años digitalizando archivos he tenido problemas muy graves con aquellos negativos mal revelados y conservados. Y sobre todo con alguna que otra marca que ahora no viene al caso…

Vamos a ver un revelado básico con Capture One de un negativo en blanco y negro:

  • Abrimos la fotografía.
  • Hacemos las correcciones ópticas necesarias.
  • Recortamos la imagen y enderezamos si es necesario.
  • En Características base marcamos el perfil ICC de nuestra cámara y como Curva elegimos Respuesta lineal.
Negativo fotografiado revelado en Capture One

El antes y el después

  • El Equilibrio de blancos lo obtenemos después de pinchar con la herramienta en una zona sin exponer del negativo… Entre dos fotogramas o al principio o al final de la tira.
  • En Exposición ajustamos este valor si fuera necesario pero normalmente no hace falta tocarlo.
  • Ajustamos el contraste con Curva. En este negativo en blanco y negro prefiero la Curva Luma.
  • Con Niveles y Alto rango dinámico ajustamos el punto negro y el blanco. Es muy importante ajustarlos bien porque luego tenemos que invertir.
Negativo fotografiado con cámara revelado en Capture One

El resultado final

  • Es el momento de volver a las curvas e invertir. Es muy sencillo, solo tenemos que pinchar en el punto negro y subirlo en el eje Y y el punto blanco y bajarlo en el eje Y. No hace falta nada más.

Una vez revelada la fotografía recomiendo hacer una copia en TIFF para no confundirse con los parámetros que, a partir de este momento, estarán invertidos. El proceso es largo pero os aseguro que darle una segunda vida a nuestros negativos y diapositivas merece la pena.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *